Ser Semejante a Jesús

Devocional Diaro

Reading Time: 2 minutes

Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. Mateo 19:13.

En el tiempo de Cristo las madres le llevaban a sus hijos para que les impusiera las manos y los bendijese. Así manifestaban ellas su fe en Jesús, y también el intenso anhelo de su corazón por el bienestar presente y futuro de los pequeñuelos confiados a su cuidado. Pero los discípulos no podían reconocer la necesidad de interrumpir al Maestro tan sólo para que se fijara en los niños, y en una ocasión en que alejaban a unas cuantas madres, Jesús los reprendió y ordenó a la muchedumbre que diese paso a esas madres fieles y a sus niñitos. Dijo él: “Dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos”. Mateo 19:14.

Mientras las madres recorrían el camino polvoriento y se acercaban al Salvador, él veía sus lágrimas y cómo sus labios temblorosos elevaban una oración silenciosa en favor de los niños. Oyó las palabras de reprensión que pronunciaban los discípulos y prestamente anuló la orden de ellos. Su gran corazón rebosante de amor estaba abierto para recibir a los niños. A uno tras otro tomó en sus brazos y los bendijo, mientras un pequeñuelo, reclinado contra su pecho, dormía profundamente. Jesús dirigió a las madres palabras de aliento referentes a su obra, y ¡cuánto alivió así su ánimo! ¡Con cuánto gozo se espaciaban ellas en la bondad y misericordia de Jesús al recordar aquella memorable ocasión! Las misericordiosas palabras de él habían quitado la carga que las oprimía y les habían infundido nueva esperanza y valor. Se había desvanecido todo su cansancio.

Fue una lección alentadora para las madres de todos los tiempos. Después de haber hecho lo mejor que está a su alcance para beneficiar a sus hijos, pueden llevarlos a Jesús. Aun los pequeñuelos en los brazos de la madre resultan preciosos a los ojos de él. Y mientras la madre anhele verlos recibir la ayuda que ella no puede darles, la gracia que no puede otorgarles, y se confíe a sí misma y a sus hijos en los brazos misericordiosos de Cristo, él los recibirá y los bendecirá; dará paz, esperanza y felicidad tanto a ella como a ellos.—El hogar adventista, 248, 249 (1894).

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Witnessing

Sharing Your Faith

Sharing Your Faith

Looking for a powerful, Biblical-based guide to witnessing? Wanting to learn how to more effectively share with your friends and loved ones or strangers you meet on the street? This inspirational resource is packed full of practical witnessing tips, as well as pointers for what we should witness about and where and when. A great resource to help you start sharing your faith!

Download


Leadership Tools

Jesus Last Love Letter: A Revival for Children, Youth, and Adults

Jesus Last Love Letter: A Revival for Children, Youth, and Adults

Children, youth, and adults all desperately need to know that Someone loves them and will never leave them in this turbulent time! However, He warned us that prior to His coming, “most people’s love will grow cold.” We see that this prophecy is being fulfilled now! Families are splintering under strain and stress, communities are polarizing, and in our preoccupation to survive these times, we often become too rushed for the One who loves us the most--God. Yet, nearly two thousand years ago, Jesus prescribed a remedy for “love grown cold” in His message to Laodicea, and it has special relevance right now! His message in Revelation 3:14-22 is His last love letter to His people of all ages before He returns. (This is a leadership tool for multi-generation revival!)

Download


Holy Spirit

Why the Latter Rain is still Elusive

Why the Latter Rain is still Elusive

Wondering why we haven't seen the Latter Rain yet? In this two part series, Pastor Ron Clouzet talks about revivals in the church and what is necessary for us to see the outpouring of the Latter Rain. These two messages will not only be inspiring for your prayer life, but convicting and challenge. Listen and share them with others.

Watch


Join the Discussion