Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 4 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

30:1 Y VIENDO Rachêl que no daba hijos á Jacob, tuvo envidia de su hermana, y decía á Jacob: Dame hijos, ó si no, me muero.

30:2 Y Jacob se enojaba contra Rachêl, y decía: ¿Soy yo en lugar de Dios, que te impidió el fruto de tu vientre?

30:3 Y ella dijo: He aquí mi sierva Bilha; entra á ella, y parirá sobre mis rodillas, y yo también tendré hijos de ella.

30:4 Así le dió á Bilha su sierva por mujer; y Jacob entró á ella.

30:5 Y concibió Bilha, y parió á Jacob un hijo.

30:6 Y dijo Rachêl: Juzgóme Dios, y también oyó mi voz, y dióme un hijo. Por tanto llamó su nombre Dan.

30:7 Y concibió otra vez Bilha, la sierva de Rachêl, y parió el hijo segundo á Jacob.

30:8 Y dijo Rachêl: Con luchas de Dios he contendido con mi hermana, y he vencido. Y llamó su nombre Nephtalí.

30:9 Y viendo Lea que había dejado de parir, tomó á Zilpa su sierva, y dióla á Jacob por mujer.

30:10 Y Zilpa, sierva de Lea, parió á Jacob un hijo.

30:11 Y dijo Lea: Vino la ventura. Y llamó su nombre Gad.

30:12 Y Zilpa, la sirva de Lea, parió otro hijo á Jacob.

30:13 Y dijo Lea: Para dicha mía; porque las mujeres me dirán dichosa: y llamó su nombre Aser.

30:14 Y fué Rubén en tiempo de la siega de los trigos, y halló mandrágoras en el campo, y trájolas á Lea su madre: y dijo Rachêl á Lea: Ruégote que me des de las mandrágoras de tu hijo.

30:15 Y ella respondió: ¿Es poco que hayas tomado mi marido, sino que también te has de llevar las mandrágoras de mi hijo? Y dijo Rachêl: Pues dormirá contigo esta noche por las mandrágoras de tu hijo.

30:16 Y cuando Jacob volvía del campo á la tarde, salió Lea á él, y le dijo: A mí has de entrar, porque á la verdad te he alquilado por las mandrágoras de mi hijo. Y durmió con ella aquella noche.

30:17 Y oyó Dios á Lea: y concibió, y parió á Jacob el quinto hijo.

30:18 Y dijo Lea: Dios me ha dado mi recompensa, por cuanto dí mi sierva á mi marido: por eso llamó su nombre Issachâr.

30:19 Y concibió Lea otra vez, y parió el sexto hijo á Jacob.

30:20 Y dijo Lea: Dios me ha dado una buena dote: ahora morará conmigo mi marido, porque le he parido seis hijos: y llamó su nombre Zabulón.

30:21 Y después parió una hija, y llamó su nombre Dina.

30:22 Y acordóse Dios de Rachêl, y oyóla Dios, y abrió su matriz.

30:23 Y concibió, y parió un hijo: y dijo: Quitado ha Dios mi afrenta:

30:24 Y llamó su nombre José, diciendo: Añádame Jehová otro hijo.

30:25 Y aconteció, cuando Rachêl hubo parido á José, que Jacob dijo á Labán: Envíame, é iré á mi lugar, y á mi tierra.

30:26 Dame mis mujeres y mis hijos, por las cuales he servido contigo, y déjame ir; pues tú sabes los servicios que te he hecho.

30:27 Y Labán le respondió: Halle yo ahora gracia en tus ojos, y quédate; experimentado he que Jehová me ha bendecido por tu causa.

30:28 Y dijo: Señálame tu salario, que yo lo daré.

30:29 Y él respondió: Tú sabes cómo te he servido, y cómo ha estado tu ganado conmigo;

30:30 Porque poco tenías antes de mi venida, y ha crecido en gran número; y Jehová te ha bendecido con mi llegada: y ahora ¿cuándo tengo de hacer yo también por mi propia casa?

30:31 Y él dijo: ¿Qué te daré? Y respondió Jacob: No me des nada: si hicieres por mí esto, volveré á apacentar tus ovejas.

30:32 Yo pasaré hoy por todas tus ovejas, poniendo aparte todas las reses manchadas y de color vario, y todas las reses de color oscuro entre las ovejas, y las manchadas y de color vario entre las cabras; y esto será mi salario.

30:33 Así responderá por mí mi justicia mañana cuando me viniere mi salario delante de ti: toda la que no fuere pintada ni manchada en las cabras y de color oscuro en las ovejas mías, se me ha de tener por de hurto.

30:34 Y dijo Labán: Mira, ojalá fuese como tú dices.

30:35 Y apartó aquel día los machos de cabrío rayados y manchados; y todas las cabras manchadas y de color vario, y toda res que tenía en sí algo de blanco, y todas las de color oscuro entre las ovejas, y púsolas en manos de sus hijos;

30:36 Y puso tres días de camino entre sí y Jacob: y Jacob apacentaba las otras ovejas de Labán.

30:37 Y tomóse Jacob varas de álamo verdes, y de avellano, y de castaño, y descortezó en ellas mondaduras blancas, descubriendo así lo blanco de las varas.

30:38 Y puso las varas que había mondado en las pilas, delante del ganado, en los abrevaderos del agua donde venían á beber las ovejas, las cuales se recalentaban viniendo á beber.

30:39 Y concebían las ovejas delante de las varas, y parían borregos listados, pintados y salpicados de diversos colores.

30:40 Y apartaba Jacob los corderos, y poníalos con su rebaño, los listados, y todo lo que era oscuro en el hato de Labán. Y ponía su hato aparte, y no lo ponía con las ovejas de Labán.

30:41 Y sucedía que cuantas veces se recalentaban las tempranas, Jacob ponía las varas delante de las ovejas en las pilas, para que concibiesen á la vista de las varas.

30:42 Y cuando venían las ovejas tardías, no las ponía: así eran las tardías para Labán, y las tempranas para Jacob.

30:43 Y acreció el varón muy mucho, y tuvo muchas ovejas, y siervas y siervos, y camellos y asnos.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Witnessing

Sharing Your Faith

Sharing Your Faith

Looking for a powerful, Biblical-based guide to witnessing? Wanting to learn how to more effectively share with your friends and loved ones or strangers you meet on the street? This inspirational resource is packed full of practical witnessing tips, as well as pointers for what we should witness about and where and when. A great resource to help you start sharing your faith!

Download


Leadership Tools

Jesus Last Love Letter: A Revival for Children, Youth, and Adults

Jesus Last Love Letter: A Revival for Children, Youth, and Adults

Children, youth, and adults all desperately need to know that Someone loves them and will never leave them in this turbulent time! However, He warned us that prior to His coming, “most people’s love will grow cold.” We see that this prophecy is being fulfilled now! Families are splintering under strain and stress, communities are polarizing, and in our preoccupation to survive these times, we often become too rushed for the One who loves us the most--God. Yet, nearly two thousand years ago, Jesus prescribed a remedy for “love grown cold” in His message to Laodicea, and it has special relevance right now! His message in Revelation 3:14-22 is His last love letter to His people of all ages before He returns. (This is a leadership tool for multi-generation revival!)

Download


Holy Spirit

Why the Latter Rain is still Elusive

Why the Latter Rain is still Elusive

Wondering why we haven't seen the Latter Rain yet? In this two part series, Pastor Ron Clouzet talks about revivals in the church and what is necessary for us to see the outpouring of the Latter Rain. These two messages will not only be inspiring for your prayer life, but convicting and challenge. Listen and share them with others.

Watch


Join the Discussion