Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 4 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

42:1 Y VIENDO Jacob que en Egipto había alimentos, dijo á sus hijos: ¿Por qué os estáis mirando?

42:2 Y dijo: He aquí, yo he oído que hay víveres en Egipto; descended allá, y comprad de allí para nosotros, para que podamos vivir, y no nos muramos.

42:3 Y descendieron los diez hermanos de José á comprar trigo á Egipto.

42:4 Mas Jacob no envió á Benjamín hermano de José con sus hermanos; porque dijo: No sea acaso que le acontezca algún desastre.

42:5 Y vinieron los hijos de Israel á comprar entre los que venían: porque había hambre en la tierra de Canaán.

42:6 Y José era el señor de la tierra, que vendía á todo el pueblo de la tierra: y llegaron los hermanos de José, é inclináronse á él rostro por tierra.

42:7 Y José como vió á sus hermanos, conociólos; mas hizo que no los conocía, y hablóles ásperamente, y les dijo: ¿De dónde habéis venido? Ellos respondieron: De la tierra de Canaán á comprar alimentos.

42:8 José, pues, conoció á sus hermanos; pero ellos no le conocieron.

42:9 Entonces se acordó José de los sueños que había tenido de ellos, y díjoles: Espías sois; por ver lo descubierto del país habéis venido.

42:10 Y ellos le respondieron: No, señor mío: mas tus siervos han venido á comprar alimentos.

42:11 Todos nosotros somos hijos de un varón: somos hombres de verdad: tus siervos nunca fueron espías.

42:12 Y él les dijo: No; á ver lo descubierto del país habéis venido.

42:13 Y ellos respondieron: Tus siervos somos doce hermanos, hijos de un varón en la tierra de Canaán; y he aquí el menor está hoy con nuestro padre, y otro no parece.

42:14 Y José les dijo: Eso es lo que os he dicho, afirmando que sois espías:

42:15 En esto seréis probados: Vive Faraón que no saldréis de aquí, sino cuando vuestro hermano menor aquí viniere.

42:16 Enviad uno de vosotros, y traiga á vuestro hermano; y vosotros quedad presos, y vuestras palabras serán probadas, si hay verdad con vosotros: y si no, vive Faraón, que sois espías.

42:17 Y juntólos en la cárcel por tres días.

42:18 Y al tercer día díjoles José: Haced esto, y vivid: Yo temo á Dios:

42:19 Si sois hombres de verdad, quede preso en la casa de vuestra cárcel uno de vuestros hermanos; y vosotros id, llevad el alimento para el hambre de vuestra casa:

42:20 Pero habéis de traerme á vuestro hermano menor, y serán verificadas vuestras palabras, y no moriréis. Y ellos lo hicieron así.

42:21 Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, que vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le oímos: por eso ha venido sobre nosotros esta angustia.

42:22 Entonces Rubén les respondió, diciendo: ¿No os hablé yo y dije: No pequéis contra el mozo; y no escuchásteis? He aquí también su sangre es requerida.

42:23 Y ellos no sabían que los entendía José, porque había intérprete entre ellos.

42:24 Y apartóse él de ellos, y lloró: después volvió á ellos, y les habló, y tomó de entre ellos á Simeón, y aprisionóle á vista de ellos.

42:25 Y mandó José que llenaran sus sacos de trigo, y devolviesen el dinero de cada uno de ellos, poniéndolo en su saco, y les diesen comida para el camino: é hízose así con ellos.

42:26 Y ellos pusieron su trigo sobre sus asnos, y fuéronse de allí.

42:27 Y abriendo uno de ellos su saco para dar de comer á su asno en el mesón, vió su dinero que estaba en la boca de su costal.

42:28 Y dijo á sus hermanos: Mi dinero se me ha devuelto, y aun helo aquí en mi saco. Sobresaltóseles entonces el corazón, y espantados dijeron el uno al otro: ¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?

42:29 Y venidos á Jacob su padre en tierra de Canaán, contáronle todo lo que les había acaecido, diciendo:

42:30 Aquel varón, señor de la tierra, nos habló ásperamente, y nos trató como á espías de la tierra:

42:31 Y nosotros le dijimos: Somos hombres de verdad, nunca fuimos espías:

42:32 Somos doce hermanos, hijos de nuestro padre; uno no parece, y el menor está hoy con nuestro padre en la tierra de Canaán.

42:33 Y aquel varón, señor de la tierra, nos dijo: En esto conoceré que sois hombres de verdad; dejad conmigo uno de vuestros hermanos, y tomad para el hambre de vuestras casas, y andad,

42:34 Y traedme á vuestro hermano el menor, para que yo sepa que no sois espías, sino hombres de verdad: así os daré á vuestro hermano, y negociaréis en la tierra.

42:35 Y aconteció que vaciando ellos sus sacos, he aquí que en el saco de cada uno estaba el atado de su dinero: y viendo ellos y su padre los atados de su dinero, tuvieron temor.

42:36 Entonces su padre Jacob les dijo: Habéisme privado de mis hijos; José no parece, ni Simeón tampoco, y á Benjamín le llevaréis: contra mí son todas estas cosas.

42:37 Y Rubén habló á su padre, diciendo: Harás morir á mis dos hijos, si no te lo volviere; entrégalo en mi mano, que yo lo volveré á ti.

42:38 Y él dijo: No descenderá mi hijo con vosotros; que su hermano es muerto, y él solo ha quedado: y si le aconteciere algún desastre en el camino por donde vais, haréis descender mis canas con dolor á la sepultura.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Witnessing

Sharing Your Faith

Sharing Your Faith

Looking for a powerful, Biblical-based guide to witnessing? Wanting to learn how to more effectively share with your friends and loved ones or strangers you meet on the street? This inspirational resource is packed full of practical witnessing tips, as well as pointers for what we should witness about and where and when. A great resource to help you start sharing your faith!

Download


Leadership Tools

Jesus Last Love Letter: A Revival for Children, Youth, and Adults

Jesus Last Love Letter: A Revival for Children, Youth, and Adults

Children, youth, and adults all desperately need to know that Someone loves them and will never leave them in this turbulent time! However, He warned us that prior to His coming, “most people’s love will grow cold.” We see that this prophecy is being fulfilled now! Families are splintering under strain and stress, communities are polarizing, and in our preoccupation to survive these times, we often become too rushed for the One who loves us the most--God. Yet, nearly two thousand years ago, Jesus prescribed a remedy for “love grown cold” in His message to Laodicea, and it has special relevance right now! His message in Revelation 3:14-22 is His last love letter to His people of all ages before He returns. (This is a leadership tool for multi-generation revival!)

Download


Holy Spirit

Why the Latter Rain is still Elusive

Why the Latter Rain is still Elusive

Wondering why we haven't seen the Latter Rain yet? In this two part series, Pastor Ron Clouzet talks about revivals in the church and what is necessary for us to see the outpouring of the Latter Rain. These two messages will not only be inspiring for your prayer life, but convicting and challenge. Listen and share them with others.

Watch


Join the Discussion