Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 4 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

5:1 Y JEHOVÁ habló á Moisés, diciendo:

5:2 Manda á los hijos de Israel que echen del campo á todo leproso, y á todos los que padecen flujo de semen, y á todo contaminado sobre muerto:

5:3 Así hombres como mujeres echaréis, fuera del campo los echaréis; porque no contaminen el campo de aquellos entre los cuales yo habito.

5:4 E hiciéronlo así los hijos de Israel, que los echaron fuera del campo: como Jehová dijo á Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.

5:5 Además habló Jehová á Moisés, diciendo:

5:6 Habla á los hijos de Israel: El hombre ó la mujer que cometiere alguno de todos los pecados de los hombres, haciendo prevaricación contra Jehová, y delinquiere aquella persona;

5:7 Confesarán su pecado que cometieron, y compensarán su ofensa enteramente, y añadirán su quinto sobre ello, y lo darán á aquel contra quien pecaron.

5:8 Y si aquel hombre no tuviere pariente al cual sea resarcida la ofensa, daráse la indemnización del agravio á Jehová, al sacerdote, á más del carnero de las expiaciones, con el cual hará expiación por él.

5:9 Y toda ofrenda de todas las cosas santas que los hijos de Israel presentaren al sacerdote, suya será.

5:10 Y lo santificado de cualquiera será suyo: asimismo lo que cualquiera diere al sacerdote, suyo será.

5:11 Y Jehová habló á Moisés, diciendo:

5:12 Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando la mujer de alguno se desmandare, é hiciere traición contra él,

5:13 Que alguno se hubiere echado con ella en carnal ayuntamiento, y su marido no lo hubiese visto por haberse ella contaminado ocultamente, ni hubiere testigo contra ella, ni ella hubiere sido cogida en el acto;

5:14 Si viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella contaminado; ó viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella contaminado;

5:15 Entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, y traerá su ofrenda con ella, la décima de un epha de harina de cebada; no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso: porque es presente de celos, presente de recordación, que trae en memoria pecado.

5:16 Y el sacerdote la hará acercar, y la hará poner delante de Jehová.

5:17 Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro: tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y echarálo en el agua.

5:18 Y hará el sacerdote estar en pie á la mujer delante de Jehová, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos el presente de la recordación, que es el presente de celos: y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición.

5:19 Y el sacerdote la conjurará, y le dirá: Si ninguno hubiere dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido á inmundicia, libre seas de estas aguas amargas que traen maldición:

5:20 Mas si te has descarriado de tu marido, y te has amancillado, y alguno hubiere tenido coito contigo, fuera de tu marido:

5:21 (El sacerdote conjurará á la mujer con juramento de maldición, y dirá á la mujer): Jehová te dé en maldición y en conjuración en medio de tu pueblo, haciendo Jehová á tu muslo que caiga, y á tu vientre que se te hinche;

5:22 Y estas aguas que dan maldición entren en tus entrañas, y hagan hinchar tu vientre, y caer tu muslo. Y la mujer dirá: Amén, amén.

5:23 Y el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas:

5:24 Y dará á beber á la mujer las aguas amargas que traen maldición; y las aguas que obran maldición entrarán en ella por amargas.

5:25 Después tomará el sacerdote de la mano de la mujer el presente de los celos, y mecerálo delante de Jehová, y lo ofrecerá delante del altar:

5:26 Y tomará el sacerdote un puñado del presente, en memoria de ella, y lo quemará sobre el altar, y después dará á beber las aguas á la mujer.

5:27 Darále pues á beber las aguas; y será, que si fuere inmunda y hubiere hecho traición contra su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella en amargura, y su vientre se hinchará, y caerá su muslo; y la mujer será por maldición en medio de su pueblo.

5:28 Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda.

5:29 Esta es la ley de los celos, cuando la mujer hiciere traición á su marido, y se amancillare;

5:30 O del marido, sobre el cual pasare espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer: presentarála entonces delante de Jehová, y el sacerdote ejecutará en ella toda esta ley.

5:31 Y aquel varón será libre de iniquidad, y la mujer llevará su pecado.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Deeper Walk

Media Block Image Alt

Revival Plan - Reading through the Testimonies

Would you like to learn how you can read through the entire Testimonies in just 16 months? This unique reading plan makes this goal achievable. When you sign up for the program you'll receive a free message daily with text and audio of ten pages from the Testimonies. Ellen White writes, “The volumes of Spirit of Prophecy, and also the Testimonies, should be introduced into every Sabbath keeping family, and the brethren should know their value and be urged to read them." (4T 390)

Learn more


Leadership Tools

Media Block Image Alt

New Beginnings - Evangelism Videos

This powerful collection of evangelism resources is designed to empower laypeople to share their faith. It includes the complete New Beginnings series, together with sermon notes, a full set of It Is Written Discover Bible Lessons, and much, much more! These resources are available in multiple languages. All materials can be downloaded free of charge.

Learn more


Revival

Media Block Image Alt

Revive Us Again - The Message

There is nothing that the Seventh-day Adventist Church needs more than a genuine spiritual revival. There is nothing that Satan fears more than this promised revival. There is nothing more important for church administrators, pastors, and church members than seeking this revival together. There is no greater priority. In this video message, Pastor Mark Finley invites us to consider our greatest need, and to pray for the revival that only God can send.

Watch


Join the Discussion