Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 2 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

31:1 PALABRAS del rey Lemuel; la profecía con que le enseñó su madre.

31:2 ¿Qué, hijo mío? ¿y qué, hijo de mi vientre? ¿Y qué, hijo de mis deseos?

31:3 No des á las mujeres tu fuerza, Ni tus caminos á lo que es para destruir los reyes.

31:4 No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, Ni de los príncipes la cerveza.

31:5 No sea que bebiendo olviden la ley, Y perviertan el derecho de todos los hijos afligidos.

31:6 Dad la cerveza al desfallecido, Y el vino á los de amargo ánimo:

31:7 Beban, y olvídense de su necesidad, Y de su miseria no más se acuerden.

31:8 Abre tu boca por el mudo, En el juicio de todos los hijos de muerte.

31:9 Abre tu boca, juzga justicia, Y el derecho del pobre y del menesteroso.

31:10 Mujer fuerte, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepuja largamente á la de piedras preciosas.

31:11 El corazón de su marido está en ella confiado, Y no tendrá necesidad de despojo.

31:12 Darále ella bien y no mal, Todos los días de su vida.

31:13 Buscó lana y lino, Y con voluntad labró de sus manos.

31:14 Fué como navío de mercader: Trae su pan de lejos.

31:15 Levantóse aun de noche, Y dió comida á su familia, Y ración á sus criadas.

31:16 Consideró la heredad, y compróla; Y plantó viña del fruto de sus manos.

31:17 Ciñó sus lomos de fortaleza, Y esforzó sus brazos.

31:18 Gustó que era buena su granjería: Su candela no se apagó de noche.

31:19 Aplicó sus manos al huso, Y sus manos tomaron la rueca.

31:20 Alargó su mano al pobre, Y extendió sus manos al menesteroso.

31:21 No tendrá temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

31:22 Ella se hizo tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.

31:23 Conocido es su marido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

31:24 Hizo telas, y vendió; Y dió cintas al mercader.

31:25 Fortaleza y honor son su vestidura; Y en el día postrero reirá.

31:26 Abrió su boca con sabiduría: Y la ley de clemencia está en su lengua.

31:27 Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde.

31:28 Levantáronse sus hijos, y llamáronla bienaventurada; Y su marido también la alabó.

31:29 Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú las sobrepujaste á todas.

31:30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura: La mujer que teme á Jehová, ésa será alabada.

31:31 Dadle el fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Humility

The Beauty of Humility - 1 page Summary

The Beauty of Humility - 1 page Summary

Up until now you may have considered yourself a fairly humble person. However, this short “Healthy Heart Challenge” is sure to challenge you in new ways, as you seek to go deeper in your walk with Christ. Remember, true revival can’t begin until we recognize how desperately we need Christ to change our hearts. Then as we fall broken at the foot of the Cross, surrendering our pride and self-sufficiency to Him, it is His joy to encircle us in the arms of His love, and make us new creatures that will display His glory!

Read more


Devotional Life

Experiencing God's Word

Experiencing God's Word

If you'd like to learn how to get more out of your daily Bible study, we believe you will find the following tips helpful! This will not only help you think about what you read in a deeper way, but will also give you pointers for journaling! For downloadable document or bookmarks, click the links at the end of the resource.

Read more


Deeper Walk

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

In Psalm 26:2, David cries, “Examine me, O LORD, and prove me; Try my mind and my heart.” In Psalm 139:23-24 he pleads, “Search me, O God, and know my heart: try me, and know my thoughts: And see if there be any wicked way in me, and lead me in the way everlasting.” (KJV) The following document, "Questions of the Heart" leads us to consider our lives in comparison with Scripture. As we look at Scripture, let us also keep looking to Jesus who alone can make our lives acceptable to the Father (Eph. 2:8-9).

Download


Join the Discussion