Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 2 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

1:1 EL APOCALIPSIS Ó REVELACIÓN DE SAN JUAN, EL TEÓLOGO

1:1 LA revelación de Jesucristo, que Dios le dió, para manifestar á sus siervos las cosas que deben suceder presto; y la declaró, enviándola por su ángel á Juan su siervo,

1:2 El cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

1:3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca.

1:4 Juan á las siete iglesias que están en Asia: Gracia sea con vosotros, y paz del que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono;

1:5 Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre,

1:6 Y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y su Padre; á Él sea gloria é imperio para siempre jamás. Amén.

1:7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre Él. Así sea. Amén.

1:8 Yo soy el Alpha y la Omega, principio y fin, dice el Señor, que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

1:9 Yo Juan, vuestro hermano, y participante en la tribulación y en el reino, y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla que es llamada Patmos, por la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

1:10 Yo fuí en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

1:11 Que decía: Yo soy el Alpha y Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envía lo á las siete iglesias que están en Asia; á Efeso, y á Smirna, y á Pérgamo, y á Tiatira, y á Sardis, y á Filadelfia, y á Laodicea.

1:12 Y me volví á ver la voz que hablaba conmigo: y vuelto, vi siete candeleros de oro;

1:13 Y en medio de los siete candeleros, uno semejante al Hijo del hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro.

1:14 Y su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego;

1:15 Y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas.

1:16 Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

1:17 Y cuando yo le vi, caí como muerto á sus pies. Y Él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas: yo soy el primero y el último;

1:18 Y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos, Amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte.

1:19 Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas:

1:20 El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Testimonies

Media Block Image Alt

Twice Saved

Khan was a missionary struggling to reach the Vietnamese immigrant community in the slums of Phnom Penh. Abigail was a 12-year-old girl forced into prostitution after her father's death. See how two divine encounters and one very special school changed everything.

Watch


Prayer

Media Block Image Alt

2018 - 4th Qtr. (Oct. 6) - Interceding for the Least of These

Jesus longed for His fledgling church to come together in purpose, harmony, and mission. Today, amid perhaps unprecedented polarization in the world, our nations, and our church, we too need to heed Jesus’ counsel to seek His Spirit and come together for mission, especially for the least of these. The task seems daunting and impossible in our humanity. That’s why we need to pray as never before for the miracle of healing and reconciliation that only God can bring.

Read more


Leadership Tools

Media Block Image Alt

The Most Important Ingredient in Church Growth

Faith and optimism—two simple words that can change you, your church, and your future. A positive, healthy attitude based on hope and faith is the number one human ingredient in church growth. In this inspiring article produced by Ministry Magazine (Dec. 2012), author and pastor Joseph Kidder shares real life examples that will challenge your thinking paradigm in leadership.

Download


Join the Discussion